LAS COSAS NO SON LO QUE PARECEN

Una muchacha estaba aguardando su vuelo en   una sala de espera de una gran aeropuerto. Como debía esperar por muchas horas, decidió comprar un libro para matar el tiempo.

 

También compro un paquete de galletas. Se sentó en un asiento en la sala VIP del aeropuerto para poder descansar y leer en paz. Al lado del asiento donde estaba la bolsa de galletas se sentó un hombre que abrió una revista y comenzó a leer. Cuando ella tomo la primera galleta, el hombre también tomo una. Ella se sintió indignada, pero no dijo nada. Apenas pensó: "pero, que descarado, si yo estuviese mas dispuesta la daría un golpe en el ojo para que nunca mas se le olvide". Cada vez que ella tomaba una galleta, el hombre también tomaba una. Aquello la dejaba tan indignada que no conseguía reaccionar. Cuando quedaba apenas una galleta, pensó: "ah… que será lo que este abusador va a hacer ahora?". Entonces el hombre dividió la ultima galleta por la mitad, dejando la otra mitad para ella. Ah!! aquello era demasiado! se puso a bufar de la rabia! Entonces cerro su libro y sus cosas y se dirigió al sitio de embarque. Cuando se sentó, confortablemente, en su asiento, ya en el interior del avión, miro dentro de la bolsa y para su sorpresa su paquete de galletas estaba allí… todavía intacto, cerradito!! Sintió tanta vergüenza. Solo entonces percibió lo equivocada que estaba, había olvidado que sus galletas estaban guardadas dentro de su bolsa!! El hombre había compartido sus galletas sin sentirse indignado, nervioso, consternado o alterado, mientras ella quedo muy trastornada, pensando que estaba compartiendo las de ella con él. Y ya no había mas tiempo para explicaciones… ni para pedir disculpas.

 

Cuantas veces, en nuestras vidas, estamos comiendo las galletas de los demás, y no somos conscientes de ellos?. Antes de llegar a una conclusión… observa mejor!! Tal vez las cosas no sean exactamente como piensas, no pienses lo que no sabes acerca de las personas…

Anuncios

3 comentarios to “LAS COSAS NO SON LO QUE PARECEN”

  1. Precipitarse en los pensamientos por las apariencias nunca ha sido una señal de inteligencia. De lo cual deducimos que es malo, xD
     
    Esta historia de las galletas es una realidad muy cierta y que nos ocurre mucho a todos, sin excepción. Un aspecto, una palabra o una cara nos predeterminan a pensar, bueno no, balbucear con las neuronas que no reposan la información, cosas que en el fondo no son así.
     
    Aseguraos de las cosas antes de opinar, actuar u obstinaros en una idea. No siempre es vuestra la bolsa de galletas, y pensar que alguien es malo tantas veces como galletas hay dentro por error, es bastante humillante cuando uno comprende lo que ha pensado mal.
     
    Tened cuidado.

  2. Gloria. Says:

    vengo del space del Lobo .
    Ignoro la razon que ha hecho que pinche en tu foto y me haya colado aqui , sin pedir permiso.
    He leido la primera entrada y queriendo saber mas de ti ( no me pidas razones ) llego a esta historia de las galletas. He quedado impactada ¡ Es absolutamente acertada y digna para la reflexion ¡
    ¿ me permites añadirte a mi lista de amigos? sera una forma rapida de volver a leerte .
    Si eres amiga de lobo ya es una garantia para mi de que seras una persona estupenda .
     
    Un abrazo

  3. Interesante historia…da mucho en qué pensar. Besos, Ana, hasta pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: