Archivo para enero, 2008

Siempre sucede por algun motivo…

Posted in reflexion on 27 enero, 2008 by vampyevil
Quiero que me oigas sin juzgarme.
Quiero que opines sin aconsejarme.
Quiero que confíes en mí sin exigirme.
Quiero que me ayudes sin intentar decidir por mí.
Quiero que me cuides sin anularme.
Quiero que me mires sin proyectar tus cosas en mí.
Quiero que me abraces sin asfixiarme.
Quiero que me animes sin empujarme.
Quiero que me sostengas sin hacerte cargo de mí.
Quiero que me protejas sin mentiras.
Quiero que te acerques sin invadirme.
Quiero que conozcas las cosas mías que más te disgusten.
Quiero que las aceptes y no pretendas cambiarlas.
Quiero que sepas que hoy cuentas conmigo… sin condiciones.
 
 
 
 
Las personas llegan a nuestras vidas porque debe ser así; para servir un propósito; para enseñar una lección;
para descubrir quiénes somos en realidad; para enseñarnos lo que deseamos alcanzar.

Aunque un instante antes hubiesen sido desconocidos, cuando fijas tu ojos en ellos sabes, y comprendes, que
afectarán tu vida de una manera profunda. A veces te pasan cosas horribles, dolorosas e injustas, pero en realidad entiendes que sin que las superes nunca hubieras potenciar tu fuerza, o el poder de tu corazón.

Nada sucede por casualidad o por la suerte. Enfermedades, heridas, el amor, momentos perdidos, todo ocurre para probar los limites de tu alma. Sin estas pequeñas pruebas la vida sería como una carretera recién pavimentada, tan suave y lisa que carecería de sentido;

La gente que conoces afecta tu vida, las caídas y los triunfos que tú experimentas crean la persona que eres. Incluso las experiencias "malas"; quizá sean las mas significativas en nuestras vidas.

Si alguien te hiere; te traiciona; o rompe tu corazón dale gracias porque te ha enseñado la importancia de perdonar, de la confianza y a tener mas cuidado de a quién abres tu corazón.

Si alguien te ama, áma tu también, no porque te ha enseñado a amar, a abrir tu corazón y tus ojos a, incluso, las cosas pequeñas y cotidianas de la vida. Has que cada día cuente, aprende todo lo que puedas, quizá mas adelante no tengas la oportunidad de hacerlo. Entabla una conversación con gente que no hayas dialogado nunca, escúchalos y no los juzgues sin habérlos escuchado, conocido y reconocido en ellos.

Mantén tu cabeza en alto porque tienes todo el derecho a hacerlo. La responsabilidad está en tí. Sólo de tí depende que procures tu propia vida, ¡vívela!

Anuncios